top of page
Buscar

Explicación de los virus y las vacunas para perros

Ofrecemos un gran número de vacunas diferentes tanto para perros como para gatos. A veces es difícil saber qué necesita tu animal. Aquí hay varias vacunas diferentes que ofrecemos para perros y por qué son importantes:



Rabia

El virus de la rabia causa una enfermedad que casi siempre es fatal. Todos los mamíferos, incluidos los humanos, pueden infectarse con la rabia. La mayoría de los animales domésticos corren el riesgo de contraer el virus por la mordedura de un animal infectado. Con mucha menos frecuencia, la transmisión puede ocurrir a través de la ingestión de tejido de un animal infectado o la exposición a aerosoles. Ciertas especies de vida silvestre, incluidos murciélagos y mapaches, son las fuentes más comunes de infección por rabia.

El viru

s se incuba en el cuerpo de un animal infectado durante un período de tiempo variable (semanas a meses) antes de causar signos de enfermedad. Los signos de la enfermedad pueden variar ampliamente. La rabia se dirige principalmente al sistema nervioso central (cerebro y médula espinal). Por lo general, los animales que muestran signos de rabia experimentarán cambios abruptos en el comportamiento y parálisis progresiva. Los síntomas incluyen fiebre, aumento de las reacciones al sonido y la vista, inquietud, agresión, hipersalivación, movimientos descoordinados, debilidad, dificultad para comer o beber, coma y muerte súbita.

Una vez que los signos de la rabia son evidentes, no existen tratamientos efectivos. La muerte ocurre dentro de los 10 días.

Vacuna contra la rabia

La vacuna antirrábica es obligatoria, por ley, para perros y gatos. Está disponible para proporcionar inmunidad en formas de 1 y 3 años. Los cachorros y perros adultos que reciban su primera vacuna requerirán un refuerzo 1 año después de la vacunación inicial. Esté atento a las ordenanzas estatales y locales con respecto a los requisitos de vacunación.


Vacuna DHPP


La vacuna DHPP (también conocida como DA2PP o “5 en 1”) contiene componentes para la vacunación contra

Virus del moquillo canino

Adenovirus canino tipo 2

Parvovirus canino

Parainfluenza canina

Idealmente, la vacuna DHPP se administra como parte de una serie de cachorros, con la primera vacuna recibida a las 8 semanas de edad, con un refuerzo cada 3-4 semanas hasta las 16 semanas de edad. Después de una serie inicial apropiada, la vacuna DHPP se puede administrar anualmente o cada 3 años para mantener la inmunidad.

Si el perro tiene al menos 16 semanas de edad y nunca ha sido vacunado, necesitará un refuerzo de la vacuna de 3 a 4 semanas después de la vacunación inicial antes de extender el programa de vacunación.

La vacuna DHLPP contiene todas las inmunidades antes mencionadas y también incluye un componente de leptospirosis.


Moquillo Canino (CDV)


El virus del moquillo canino causa el moquillo canino, una enfermedad altamente contagiosa que se observa en los perros. El CDV puede causar una enfermedad multisistémica grave que afecta los sistemas respiratorio, gastrointestinal y/o nervioso. El moquillo canino es mortal en el 80-90 % de los cachorros infectados y en aproximadamente el 50 % de los perros adultos infectados.

Los cachorros y los perros no vacunados corren mayor riesgo de infección. Las partículas virales infecciosas están presentes en muchos ambientes. La infección por CDV generalmente ocurre cuando un perro respira partículas virales por la nariz. Los primeros signos de infección por CDV incluyen letargo, fiebre, secreción nasal o ocular, tos, disminución del apetito, vómitos, diarrea y otros cambios en el sistema nervioso, como convulsiones y falta de coordinación para caminar.


Anedovirus canino


El adenovirus canino tipo 1 (CAV-1) también se conoce como hepatitis infecciosa canina. Es raro, pero potencialmente mortal. Este virus generalmente se transmite a través del contacto con la orina de un animal infectado. Los síntomas de CAV-1 van desde signos gastrointestinales leves hasta trastornos graves y la muerte en unos pocos días. Los perros que se recuperan pueden experimentar cambios en los ojos y enfermedades continuas del hígado o los riñones.


Parvovirus canino (CPV)


El parvovirus canino (CPV) es una enfermedad intestinal altamente contagiosa. Cachorros y perros jóvenes de particular susceptibilidad a la infección. Sin tratamiento, el parvovirus es extremadamente fatal. El tratamiento es largo y agresivo y no siempre efectivo.

El parvovirus se propaga a través del contacto oral con partículas virales de las heces, la saliva y/o el vómito. Los síntomas incluyen fiebre, letargo, disminución del apetito, vómitos y diarrea (a menudo con sangre). El CPV afecta a las células que se dividen rápidamente, las del tracto gastrointestinal, y provoca daños en el revestimiento del tracto gastrointestinal.

Las partículas virales de CPV están presentes en muchos entornos y pueden persistir durante muchos meses en la tierra y los objetos (ropa, zapatos, juguetes). El virus es difícil de eliminar con desinfectantes, lo que hace que la vacunación sea muy importante.


Parainfluenza


El virus de la parainfluenza canina es una de las causas de la “tos de las perreras canina” en los perros. Este virus se propaga a través de la inhalación de partículas infectadas. La infección puede provocar secreción ocular y nasal, tos e incluso neumonía.


Virus y vacunas adicionales para perros


Leptospirosis


La leptospirosis es una enfermedad bacteriana, generalmente contraida a través del contacto con la orina de un animal infectado. Los perros también corren el riesgo de contraer leptospirosis a través del contacto con agua contaminada. La lepto es una enfermedad zoonótica.

Tras la infección, la Leptospira puede dañar los riñones, el hígado y los vasos sanguíneos, lo que provoca insuficiencia renal o hepática. Los síntomas varían y pueden incluir fiebre, letargo, vómitos, diarrea e inflamación ocular. La leptospirorsis se puede tratar con antibióticos o, en algunos casos, con cuidados más agresivos.

Las reacciones alérgicas a la vacuna contra la leptospirosis son más comunes que a la mayoría de las otras vacunas. Los perros de raza pequeña/juguete pueden tener un mayor riesgo de reacción alérgica.

Al administrar la vacuna contra la leptospirosis por primera vez, un perro necesitará un refuerzo de 2 a 4 semanas después. Después de completar la serie inicial, la vacunación debe programarse anualmente.


Bordetella


Bordertella bronchiseptica es la bacteria implicada en el desarrollo de la “tos de las perreras canina” (ITB)

La ITB es altamente contagiosa por inhalación de microbios infectados y/o por contacto directo con un animal infectado. Esta enfermedad es más común en áreas sociales como refugios y perreras. En general, los síntomas incluyen tos, secreción nasal y ojos llorosos. Los casos más graves pueden desarrollar fiebre, pérdida de apetito, letargo y dificultad para respirar.

La vacuna intranasal (administrada por la nariz) proporciona inmunidad durante 1 año.


Lyme


La enfermedad de Lyme es causada por una bacteria llamada Borrelia Burgdorferi. La bacteria se transmite a través de la picadura de una garrapata infestada. La enfermedad de Lyme es zoonótica, los humanos corren el riesgo de contraer la enfermedad.

La mayoría de los perros que se infectan nunca desarrollan signos de enfermedad, pero los síntomas incluyen cojera, hinchazón, dolor en las articulaciones, fiebre y disminución del apetito. En raras ocasiones, la enfermedad de Lyme se ha asociado con enfermedades renales y cardíacas. La mayoría de la enfermedad de Lyme responde al tratamiento con antibióticos, pero la infección puede permanecer y los síntomas pueden reaparecer en el futuro.

La vacuna de Lyme se ha asociado con más reacciones adversas que otras vacunas comunes. La prevención es el componente más importante en la prevención de la enfermedad de Lyme y otras enfermedades transmitidas por garrapatas.


¡Pase y vacune a su mascota hoy! No cuesta mucho y evitará facturas médicas graves en el futuro.



17 visualizaciones

Comments


bottom of page